Los mil y un usos de la MacBook Air

Soy de los que piensa que el MacBook Air llegó para definir el rumbo que deben seguir los ordenadores portátiles, porque, enserio, ¿Hay alguien que no lo crea así? Basta con ver el desfile de nuevas portátiles que tienen una forma idéntica y solo se diferencian en los materiales empleados en su fabricación y en que carecen de cierto logotipo con la forma de una manzana mordida, al menos en lo estético, pues si nos fijamos en el sistema operativo que utilizan, se quedan un poco rezagadas.

Con la llegada de este nuevo form factor, también se quedaron atrás viejos dilemas, pero si entre los mil y un usos que tiene este Mac siguen sin encontrar alguna excusa razón válida para que su consciencia les permita desembolsar la cantidad que los separa de tenerla, les traigo la mejor de todas: cocinar.

¿Me estás tomando el pelo?” pensarán algunos de ustedes, pues es bastante lógico pensar que cualquier ordenador nos puede asistir en la cocina de infinitas maneras—aunque una buena parte de las personas preferiría un iPad—, pero les apuesto que nunca se les había cruzado por la mente el cortar (sí, leyeron bien) sus alimentos con un MacBook Air.

¿Puede desvenar un camarón? ¡Claro que sí! ¿Y que tal cortar hongos? ¿Manzanas? ¿Vegetales? Sí, sí y sí; lo único de lo que tendrán que privarse es de tocino, pues al parecer este cuchillo de $1 300 USD no puede con ese trabajo.

Quizá no sea lo más diplomático decirlo, pero: Japón es raro…  Espero que esta pequeña bobería les haga mas ameno este miércoles, que todavía pinta muy lejos del fin de semana.

Enlace: YouTube ehitasakai